lunes, 14 de mayo de 2012

Arco iris nocturno

                                               
                                                   Titulo: Frecuencia de luz
                                                Técnica: Acrílico sobre tela
                                                Medidas:1metro x 1 metro
                                                       Año:2012

viernes, 11 de mayo de 2012

Coro

                                                                        Titulo:Coro
                                                                     Técnica: masilla policromada
                                                                         Año:2012

domingo, 6 de mayo de 2012

Arco iris nocturno

                                                                  Titulo: Puente
                                                             Titulo :Luz blanca

                                                   
  Titulo:2 a.m.


  Titulo:teoría física del arco iris
Título:Unión entre el cielo y la tierra
                                                         Título:El hijo de la lluvia

 Título: ascensión
                                                                  Título:138°
                                                             Título:Pacto
                                                          Técnica:acrílico y  acuarela sobre tela
                                                         Medidas:50cm.x50cm}
                                                               Año:2012
               

Visiones nocturnas.
Sandro volvió a Tucumán y vive en el décimo piso de una casa de departamentos, frente al cerro San Javier. Allí, acodado en la ventana y desde un privilegiado punto de vista de altura, divisa un paisaje de ensueño: el abismo luminoso que se abre entre su casa y el cerro. A la altura de sus ojos, un arco iris despliega sus colores prismáticos, cruza de lado a lado el territorio, sobre el resplandor urbano.
Benjamín habla de “aquello de lo cual el ojo no podrá saciarse jamás”, porque su belleza nutre el deseo de volver a verlo.  
Y a Sandro, cada noche le regala su imagen.
Ana Martínez Quijano

viernes, 27 de abril de 2012